selecciondeestudiosbiblicos.org :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

selecciondeestudiosbiblicos.org

 

9 pasos sencillos y eficaces para desarrollar una actitud de vencedor

9 pasos sencillos y eficaces para desarrollar una actitud de vencedor

¿Ha meditado en el hecho de que convertirse en un perdedor o un ganador no está en los demás sino en sus propias manos? Su prosperidad en los ámbitos físico y espiritual depende de la fidelidad a Dios. Si, por el contrario, usted espera que sean las personas a su alrededor las que lo lleven a escalar, podrá encontrarse con sorpresas desagradables.

El apóstol Pablo, abordó el asunto cuando escribió: “Pero gracias a Dios, que en Cristo siempre nos lleva en triunfo, y que por medio de nosotros manifiesta en todo lugar la fragancia de su conocimiento.” (2 Corintios 2:14)

No hay obstáculo que no se pueda vencer, si estamos prendidos de la mano de Aquél que todo lo puede. Nuestro amado Creador nos concibió con las potencialidades para ser vencedores.

Concebidos para ser ganadores

No es algo difícil. En nuestro caso, como cristianos, basta reconocer que Él nos concibió para ser ganadores. Podemos serlo con nuestra vida personal, pero también trasferir esa convicción de ganadores a nuestro cónyuge e hijos.

Todos fuimos creados por Dios para disfrutar lo mejor de la vida, y rendir los mejores frutos en nuestra existencia.

El apóstol Pablo hizo particular énfasis en nuestra condición de vencedores, cuando escribió: “ ¿Acaso hay algo que pueda separarnos del amor de Cristo? ¿Será que él ya no nos ama si tenemos problemas o aflicciones, si somos perseguidos o pasamos hambre o estamos en la miseria o en peligro o bajo amenaza de muerte? (Como dicen las Escrituras: «Por tu causa nos matan cada día; nos tratan como a ovejas en el matadero»). Claro que no, a pesar de todas estas cosas, nuestra victoria es absoluta por medio de Cristo, quien nos amó. ” (Romanos 8:35-37. NTV)

Dios nos hizo triunfadores, y en esa dirección debemos caminar. Triunfadores en el trabajo, triunfadores en la relación familiar, triunfadores en la vida cristiana. Triunfadores donde quiera que nos desenvolvamos.

Cambie su forma de pensar

¿Qué determina emprender un nuevo camino? Cambiar nuestra forma de pensar. El apóstol Pablo hace énfasis en el asunto cuando nos llama a modificar nuestros esquemas de pensamiento.

Basta creer que hay un Dios que nos creó con enormes potencialidades para ser triunfadores, y movernos en esa dirección. A ése hecho súmele otros 2 ingredientes: fe y acción. Podemos asegurarle que se trata de una poderosa mezcla para llevarlo siempre a nuevos niveles.

El afamado conferencista secular, Robert Kiyosaki, asegura que se debe cambiar la forma de pensar y de actuar:

“Un mínimo cambio en tu forma de pensar, multiplicado por las experiencias, percepciones y decisiones de toda una vida, te llevará a un lugar que está a millones de kilómetros de donde terminarías si no llevas a cabo esa modificación….Hay frases que asesinan sueños. No te dejes arrastrar por ellas. Esas frases provienen generalmente de gente que las dice pero casi siempre son hombres y mujeres que ya renunciaron a sus sueños.” (Robert Kiyosaki. “El negocio del Siglo 21”. Editorial Rich Dad. EE.UU. 2013. Pg. 138)

La decisión, pues, no depende de terceras personas sino de usted. El Señor lo creo con las condiciones para ser un vencedor, quien decide desarrollarlas cada día es usted.

Una ruta sencilla para ser vencedores

Como es natural, usted y yo queremos ser vencedores. Dios nos creó con las condiciones de ser triunfadores y anhelamos movernos en esa dirección. Los especialistas coinciden en 9 pasos sencillos pero eficaces que compartimos con usted:

  1. Revise dónde se encuentra ahora
  2. Idenfique en qué ha fallado hasta ahora
  3. Reconozca que debe hacer cambios y fije fechas
  4. Trace metas a corto y mediano plazo. Escríbalas.
  5. Someta a Dios sus planes y proyectos (Salmos 37:5)
  6. De pasos sólidos hacia sus metas. Si encuentra obstáculos, no se desanime
  7. En caso de experimentar una caída o un revés, avance. Quienes se levantan, generalmente llegan a la meta final
  8. Pida siempre la guía de Dios para no equivocarse, y si comete errores, que sea Èl quien le muestre cómo mejorar
  9. Una vez llegue a la conquista de una meta, defina otra y comience de nuevo.

Jamás pierda de vista el hecho de que la vida, querámoslo o no, tiene en su horizonte dos clases de personas: los ganadores y los perdedores.

Si desea circunscribirse a perder, limítese a la resignación y a no permitir que nuevas metas y sueños afloren en su existencia. Si, por el contrario, quiere ser un ganador, muévase en la dimensión de la fidelidad a Dios, dependa de Él en todo momento y permita que Él gobierno y guíe sus proyectos. Esa decisión marcará una diferencia para usted y quienes le rodean.

No podríamos terminar sin una recomendación: Si todavía no ha recibido a Jesucristo como su único y suficiente Salvador, hágalo ahora mismo. Le aseguro que no se arrepentirá. Él traerá cambios a su vida y lo llevara a experimentar crecimiento personal, espiritual y familiar. Permita que Cristo gobierne su corazón.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio