selecciondeestudiosbiblicos.org :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

selecciondeestudiosbiblicos.org

 

¿De dónde proviene nuestra ayuda? Proviene de Dios

¿De dónde proviene nuestra ayuda? Proviene de Dios

Estaba cansado de buscar. Pasaba el mediodía y hacía un calor insoportable. Su hija María, sentada a un lado sobre una roca, le animaba. “No muevas la lámpara” replicó el padre, con impaciencia. Sin embargo la inquietud de la adolescente le llevó a levantar la lumbre. Y allí estaban buena cantidad de pinturas rupestres...

Las cuevas de Altamira dejaron el anonimato para siempre a partir de ese día de 1879. Se convirtieron en objeto de estudio de los únicos vestigios que hay sobre la vida de los cavernícolas. Los caballos, bisontes y otros animales, pintados con tintes rojo y amarillo, se convirtieron en un testimonio a la humanidad sobre los tiempos pasados.

Días después, en medio del revuelo que se desencadenó en el mundo científico, el arqueólogo Marcelo de Sautuola se preguntaba ¿Por qué siempre se buscaban cosas nuevas a ras del piso y nunca en el cielo, tal como accidentalmente lo hiciera su hijita?

¿En quien se apoya usted?

Este relato cuya protagonista de doce años exploró arriba y no abajo aquello que estaba buscando su padre, nos lleva a reflexionar en nuestra vida personal. ¿A quién buscamos cuando atravesamos un período de crisis? ¿En dónde esperamos encontrar ayuda? Los amigos nos brindarán consejos pero no una solución...

Pero si acudimos a Dios, el auxilio oportuno y eficaz pronto llegará. Así lo describió el salmista: “ Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra” (Salmos 121:1, 2).

Su vida puede ser diferente si comienza desde hoy a depender de Aquél que todo lo puede, quien está listo para ir en su ayuda... ¡Para Dios no hay nada imposible...!

¿Cómo lo hacemos? A través de la oración. Orar es hablar con Dios, pero además, entrar en la dimensión de los milagros de Aquél que todo lo puede.

La oración, no lo olvide jamás, es la que marca la diferencia. Define un antes y un después. Es la vía para que lo imposible se haga posible.

¡Hoy es el día para reavivar la oración en su vida!


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en miiglesia.com