selecciondeestudiosbiblicos.org :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

selecciondeestudiosbiblicos.org

 

¿Duda que el Espíritu Santo habite en su vida?

¿Duda que el Espíritu Santo habite en su vida?

Infinidad de personas en todo el mundo, a pesar de que profesan la fe cristiana, aún se cuestionan si el Espíritu Santo mora en sus vidas. Incluso, se atormentan con ese interrogante. Creen que sus pecados, cometidos después de su conversión a Jesús, les impiden que el Espíritu de Dios habite su ser.

Otros, por su parte, creen que la evidencia de estar llenos del Espíritu Santo, es únicamente hablar en nuevas lenguas. En caso contrario, experimentan frustración y llegan a considerar que Dios les olvidó porque no han recibido esa manifestación especial en sus vidas.

Creer para recibir el Espíritu Santo

El paso para recibir el Espíritu Santo es recibir a Jesús como Señor y Salvador. Creer con sinceridad, de todo corazón, abre las puertas para que Él more en nuestro corazón.

La comprobación de esta verdad que muchos ignoran o pasan por alto, la encontramos en la carta que dirigió el apóstol Pablo a los creyentes de Éfeso:

“En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.” (Efesios 1:13, 14)

Así no haya hablado en lenguas, usted tiene la Presencia de Dios, el Espíritu de poder que prometió (Lucas 24:49) y que se haría real en todos los que creyeran.

¿Y si no hablo en lenguas?

El hablar en lenguas es una manifestación del Espíritu Santo en nuestra vida (Léase Hechos 2), pero las Escrituras enseñan que hay diversos dones que recibimos los creyentes en Jesús.

El asunto lo aclaró el apóstol Pablo cuando escribió a los cristianos de Corinto:

“Ahora bien, hay diversos dones, pero un mismo Espíritu. Hay diversas maneras de servir, pero un mismo Señor. Hay diversas funciones, pero es un mismo Dios el que hace todas las cosas en todos.” (1 Corintios 12:4-6| NVI)

Esos dones que recibimos cuando el Espíritu Santo gobierna nuestra vida, nos permiten servir y llevar a otros a los pies de Cristo, con un mensaje y una manifestación de poder que es de carácter sobrenatural.

¿Es posible que haya cristianos sin el Espíritu Santo?

Si nos atenemos a la enseñanza de Pablo a los creyentes de Éfeso (Efesios 1.13), todos recibimos el Espíritu Santo cuando creemos. Sin embargo, es probable que lo hayamos contristado (Efesios 4:30); que lo hayamos apagado (1 Tesalonicenses 5:19) o que le estemos resistiendo con nuestros pensamientos y acciones (hechos 7:51)

Tenga presente que el Espíritu Santo se materializa en todos cuantos creemos, y es una promesa para nosotros, nuestros hijos y toda nuestra línea generacional, como explicó el apóstol Pedro a un grupo de creyentes en Jerusalén:

“— Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados — les contestó Pedro— , y recibirán el don del Espíritu Santo. En efecto, la promesa es para ustedes, para sus hijos y para todos los extranjeros, es decir, para todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios quiera llamar.” (Hechos 2:38, 39 | NVI)

Si somos conscientes de que Él mora en nosotros, es importante que prestemos especial cuidado para avivar el fuego del Espíritu de Dios en nosotros (2 Timoteo 1:6); pedirle al Padre Su llenura mediante el Espíritu (Lucas 11:13) y que permitamos Su mover poderoso en nuestro ser.

Si desea el mover del Espíritu Santo en su existencia, es importante que de el primer paso: recibir a Jesucristo como su Señor y Salvador. Él traerá cambio y crecimiento en su vida personal, espiritual y familiar. Ábrale las puertas de su corazón a Jesucristo hoy.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio