selecciondeestudiosbiblicos.org :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

selecciondeestudiosbiblicos.org

 

¿Está bien que la ciencia experimente con el genoma humano?

¿Está bien que la ciencia experimente con el genoma humano?

Los avances científicos de los últimos años desafían la ingeniosidad prodigiosa del escritor Julio Verne, en sus mejores momentos, hasta el punto de que hoy se habla de la eventual manipulación del código genético de los seres humanos para transformar sus características presentes y futuras, y crear hacia el futuro una generación de hombres y mujeres “perfectos”.

Los países que registran mayores avances son Estados Unidos, Japón, China y hay biólogos que están experimentando clonación de células modificadas.

La edición de agosto del 2016 de la Revista del National Geografic en es español, cita entre otros aspectos, el siguiente:
“En algunos experimentos, utilizaron el método CRISPR  para erradicar los virus que impiden trasplantar órganos de cerdos a seres humanos. Desde hace varios años, los científicos han buscado la manera de utilizar órganos de animales a través de la manipulación del código del ADN para resolver la escasez de donantes. Siempre se ha considerado a los cerdos como los mamíferos más apropiados por el tamaño de sus órganos, que son aproximados frente a las dimensiones que tienen las de los seres humanos. No obstante, el genoma del cerdo está plagado de virus.”(Página 32, edición impresa)
No se trata de algo que podría ocurrir sino que hoy es una realidad en laboratorios de varios países.

De hecho, en 1975 un grupo de especialistas en biología alertó en un Congreso realizado en California, Estados Unidos, sobre una eventual y futura carrera hacia la experimentación con humanos en diversas áreas del conocimiento celular.

Experimentos para modificar el ADN humano

La modificación en el código genético es un reto para la ciencia, y en algunos casos, se ha venido trabajando en el asunto sin hacer mayor espaviento.

En abril del 2015 las agencias prensa internacional informaron que un equipo de científicos chinos liderado por Junjiu Huang, de la Universidad Sun Yat-sen, en Cantón, revelaron que lograron la modificación genética exitosa en estado embrionario.

La revista ’Nature’ consideró este anuncio como un avance único y sin precedentes en materia de biotecnología. Gracias a lo que consideran un paso significativo en los avances científicos, hacia el futuro se podría cambiar, no sólo el material genético de una persona, sino también el ADN, eliminando los códigos genéticos “malos” y añadiendo otros “buenos”.

La técnica que hace posible hace posible modificar el código genético se denomina CRISPR y permite encontrar secciones defectuosas de ADN y cortarlas e incluso sustituirlas con ADN que no codifica enfermedades mortales. El grupo de Huang introdujo con éxito el ADN nuevo en “una fracción” de los 28 embriones no viables que habían sido “empalmados con éxito”.

Aumento de la ciencia profetizado

La Biblia no habla específicamente del ADN –como muchos literalistas esperarían —pero sí aborda un hecho significativo y es que el conocimiento científico experimentará crecimiento.

Sobre el particular, el profeta Daniel escribió: “Pero tú, Daniel, guarda en secreto estas palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y el conocimiento aumentará.” (Daniel 12:4)

Se puede entender que el conocimiento al que se refiere la Palabra tiene relación, no solo con la revelación de carácter espiritual, sino los nuevos avances y descubrimientos a los que se está llegando.

Ahora bien, el hecho de que aumente el conocimiento de la ciencia, no lleva a que desconozcamos que es Dios el soberano y es Él quien define los límites: “Grande es el Señor nuestro, y de mucho poder; y su entendimiento es infinito.” (Salmos 147:5)

El entendimiento pleno, es de Dios. Y es Él quien marcó los límites del género humano y, en esa dirección, de las fronteras a las que podíamos llegar.

Las dos agendas: la de Dios y la del hombre

Los científicos podrán diseñar su agenda, pero Dios es quien define el grado de desarrollo que pueda tener ya que Él advierte que es soberano: “…que deshago las señales de los adivinos, y enloquezco a los agoreros; que hago volver atrás a los sabios, y desvanezco su sabiduría.” (Isaías 44:25)

Por favor, no me malentienda. Dios no está en contra de la ciencia, lo que es evidente es que no comparte el hecho de que la sabiduría humana pretenda modificar su voluntad.

Tenga en cuenta lo que ocurrió con la Torre de Babel. El relato lo hallamos en Génesis 11:1-9.

Como recordará, la humanidad pretendió exaltarse a lo sumo y desconocer a Dios. Esa decisión trajo sus consecuencias: el lenguaje y el conocimiento de la humanidad se trastocó.

Ese mismo hecho, el de la torre de Babel, pareciera que se está experimentando hoy pero en el ámbito científico. La temeridad del ser humano ha llegado a los límites de pretender descubrir el “gen de Dios”, como se le llamó a las investigaciones desarrolladas en los últimos diez años, ampliamente documentadas en la Internet y los medios de comunicación.

Una reflexión final

Insisto: la Biblia no especifica sobre el ADN humano. Pero es evidente que esas manipulaciones en laboratorio, orientadas a crear una generación de hombres y mujeres “perfectos”, sin enfermedades de ninguna clase, van en contravía de un Dios que siempre tiene la última palabra y al que honramos.

Si hay enfermedades, Dios las puede sanar. Todo parte de nuestra dependencia de Él, de darle el primer lugar.

Ahora, si nos atenemos a las Escrituras, es evidente que manipular genéticamente el ADN humano, va en contravía de lo que aprendemos allí.

En caso de que no haya recibido aún a Jesucristo como su único y suficiente Salvador, queremos animarlo para que lo haga. Ábrale las puertas de su corazón a Jesucristo. Le aseguro que no se arrepentirá.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en miiglesia.com