selecciondeestudiosbiblicos.org :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

selecciondeestudiosbiblicos.org

 

Tres principios para ser feliz en medio de la adversidad

Tres principios para ser feliz en medio de la adversidad

Si le digo que Jeison Aristizábal es un triunfador que no se detiene ante los obstáculos, el asunto le sonará ajeno y quizá extraño. Es natural: Usted no lo conoce. Pero si se toma unos pocos minutos para saber algo de su historia, comprenderá por qué le digo que los vencedores avanzan por encima de las circunstancias adversas.

“La vida no es de años, ni de meses, ni siquiera de días. Se trata de segundos. Para darle un ejemplo, yo iba a nacer normalmente, como cualquiera de ustedes, pero me demoré unos segundos más y me faltó oxígeno. Resultado: tengo parálisis cerebral, una condición por la que no puedo hacer bien tres cosas que para los demás son muy sencillas: caminar, hablar y mover los brazos. Sin embargo, soy muy feliz.” (Jeison Aristizábal, citado en el Diario El País. 20/09/2015. Colombia. Edición Impresa. Pg. A16.)

Tiene algo más de 30 años, cursó estudios de Derecho en la universidad, conduce un auto como cualquier otro parroquiano y recibió la medalla “Cruz de Caballero” que otorga el Congreso de Colombia a gestores sociales. ¿La razón? Él dirige una fundación que ayuda a 500 niños discapacitados que residen en una zona marginal del oriente de Cali.

Secretos para la felicidad

En criterio de este emprendedor que ha sabido sortear las dificultades de la vida, hay tres secretos para salir adelante aun cuando surjan obstáculos a cada paso:

1.- Agradecer a Dios

2.- Dar a quien lo necesita

3.- Soñar en grande

Para ilustrar cada punto, recuerda las diferentes etapas de su vida. La primera, la niñez. El neurólogo le dijo a su madre, después de una consulta, que se resignara a la discapacidad severa del chico. “Para lo único que servirá, sin duda, es para lustrar calzado. Cómprele una cajita con grasa de brillar zapatos, y que se gane unos pesos.”, sentenció.

La valerosa mujer luchó por su hijo. Cada día le recordaba que vivir es por sí mismo un milagro. Y le animaba a salir adelante, a no resignarse a su situación. Estudió primaria— a pesar de las burlas crueles de sus compañeros de escuela debido a sus limitaciones físicas — , la secundaria, y luego los estudios superiores. Nada lo detuvo. Y agradece a Dios por esa fortaleza para superarse cada día.

Quien da recibe lo mejor de la vida. La mezquindad no trae sino ruina. Es un principio que descubrió Jeison Aristizábal. Apenas pudo, se dedicó a ayudar a otras personas. No se justificó en que era discapacitado. Por el contrario, conseguía donaciones de sillas de ruedas y buscaba a quién dárselas. Fue el comienzo de la fundación que dirige.

Un hijo con una discapacidad no es un castigo de Dios. Es un reto que, a la postre, resulta gratificante. Si hay amor y tolerancia, puede hasta integrar a la familia”, asegura.

Soñar grandes sueños

Por último, considera que soñar grandes sueños nos lleva muy lejos. Dado que cada día llegaban más familias pidiendo ayuda, escribió a un programa de la televisión colombiana que apoyaba a soñadores.

La carta con la que me postulé se llamaba ‘Cadena de sueños’ y contaba cómo todo empezó con una silla de ruedas, luego otra, luego otra. Nunca paramos de soñar y ahora nuestro sueño, les decía, era una casa. Fue un deseo cumplido, pues le dieron la vivienda y allí empezamos a acomodar “como Dios manda” a quienes le colaboraban en la fundación, y por supuesto, atender a los niños discapacitados.”, relata este soñador sin fronteras que se ha convertido en ejemplo para muchos jóvenes. (Jeison Aristizábal, citado en el Diario El País. 20/09/2015. Colombia. Edición Impresa. Pg. A16.)

Hoy tiene cinco viviendas que ha ido uniendo y construyendo. Donaciones, rifas, venta de libros y la generosidad de muchos amigos han llevado su obra a crecer. Ayuda a mantenerse dictando por muchos lugares la conferencia de superación: ‘Tres secretos para ser feliz’. Además de compartir sus experiencias, eso le permite recaudar fondos para sostener la fundación.

Dios nos creó con potencialidades para triunfar

Desconozco cuál sea su situación, pero lo que sí puedo decirle es que no hay límites para quienes se disponen a superar dificultades; para aquellos que no se resignan y deciden cambiar el curso de su historia con ayuda de Dios.

Desde la antiguiedad Dios alentó a sus hijos cuando a través del profeta Isaías enseñó: “El da fuerzas al fatigado, y al que no tiene fuerzas, aumenta el vigor…” (Isaías 40:29-31. La Biblia de Las Américas)

El apóstol Pablo por su parte, anima a los cristianos: “Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza.” (Efesios 6:10. La Biblia de Las Américas. Cp. 2 Corintios 12:9)

Si usted es hijo de Dios, sin duda tiene las potencialidades para ser un vencedor. No se deje atemorizar por los obstáculos. Fije la mirada en el Señor y avance. Nada podrá detenerlo si Cristo va delante de usted, como poderoso gigante.

No podría terminar sin antes invitarle para que le abra las puertas de su corazón a Jesucristo. Puedo asegurarle que no se arrepentirá. Él transformará su forma de pensary de actuar y lo llevará a un nuevo nivel de crecimiento personal, espiritual y familiar. ¡Ábrale las puertas de su corazón a Jesucristo!


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en miiglesia.com